Tropas australianas «mataron ilegalmente» a 39 afganos: Pruebas se enviarán a un fiscal especial de crímenes de guerra

Las fuerzas especiales de élite de Australia «mataron ilegalmente» a 39 civiles y prisioneros afganos, incluidas ejecuciones sumarias como parte de rituales de iniciación, según las pruebas de una investigación militar que ahora se enviará a un fiscal especial de crímenes de guerra.

El jueves se publicó una investigación interna de varios años sobre mala conducta militar, lo que llevó al jefe de las Fuerzas de Defensa de Australia a admitir la existencia de una cultura «destructiva» de impunidad entre las fuerzas especiales que condujo a una serie de presuntos asesinatos y encubrimientos que duraron años.

«Algunas patrullas hicieron caso omiso de la ley, infringieron reglas, se inventaron historias, se contaron mentiras y se mató a prisioneros», admitió el general Angus Campbell, quien presentó sus «sinceras disculpas y sin reservas» al pueblo afgano.

«Este balance vergonzoso incluye supuestos casos en los que nuevos miembros de patrulla fueron obligados a disparar contra un prisionero para efectuar su primer asesinato, en una práctica espantosa conocida como ‘sangría'», explicó Campbell.

El informe también incluye pruebas de que las tropas estaban involucradas en «competiciones de recuento de cadáveres» y encubrieron asesinatos ilegales organizando escaramuzas, colocando armas y agregando nombres a las listas de objetivos a posteriori.

El inspector general del ejército elaboró esta investigación oficial de 465 páginas sobre eventos ocurridos entre 2005 y 2016 que detallaban decenas de asesinatos «fuera del fragor de la batalla».

El informe recomienda que se entregue a 19 personas a la policía federal de Australia, se pague una indemnización a las familias de las víctimas y que el ejército lleva a cabo una serie de reformas.

Campbell fue un paso más allá, diciendo que los involucrados habían dejado una «mancha» en su regimiento, en las fuerzas armadas y en Australia, y que serían remitidos a la oficina del investigador especial para crímenes de guerra.

También anunció la intención de revocar las medallas de servicio otorgadas a las fuerzas de operaciones especiales que sirvieron en Afganistán entre 2007 y 2013.

El primer ministro Scott Morrison intentó amortiguar el golpe del informe asegurando a los australianos la semana pasada que se preparen para «verdades honestas y crueles» contenidas en el documento, que censura muchos detalles.

La oficina del presidente afgano Ashraf Ghani dijo que Morrison había «expresado su más profunda tristeza por la mala conducta».

El ministerio de Relaciones Exteriores de Afganistán calificó las acciones del informe de «imperdonables», pero reconoció su publicación como un «paso importante hacia la justicia».

La semana pasada, Morrison anunció el nombramiento de un investigador especial para procesar los presuntos crímenes de guerra, una medida destinada a evitar cualquier enjuiciamiento en la Corte Penal Internacional.

Los talibanes utilizarán «decididamente» las revelaciones para reafirmar los llamamientos «para que las fuerzas extranjeras se retiren de Afganistán», dijo a la agencia AFP Srinjoy Bose, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Nueva Gales del Sur.

Las revelaciones también son un duro golpe para el prestigio del ejército del país.

Sus campañas históricas, desde Galípoli en la Primera Guerra Mundial hasta Kokoda en Papúa durante la Segunda Guerra Mundial, han jugado un papel crucial en la identidad del país, independiente del poder colonial británico.

«Es un fracaso más grande y más profundo que el de los soldados involucrados en las atrocidades», dijo John Blaxland, de la Universidad Nacional de Australia.

El gobierno de Australia había pasado años tratando de suprimir los informes de denunciantes sobre presuntas irregularidades, y la policía incluso investigó a los reporteros involucrados en sacar a la luz esa información.

Fuente: Emol.com

Salir de la versión móvil