VIVENCIAS, POESÍA Y LITERATURA JUNTO A JAIME HUENÚN VIVIERON ALUMNOS DE LICEO RAHUE

79

Una charla memorable vivieron alumnos de diversos cursos del Liceo Rahue, quienes la mañana de este viernes contaron con la visita del reconocido escritor y poeta osornino Jaime Huenún, el que compartió con los estudiantes sus vivencias en torno su identidad huilliche, franckina y osornina y cómo todo ello ha ido dando forma a su obra literaria.

Gratamente sorprendido por el interés de los alumnos sobre su asendencia huilliche y su vida en el Osorno de los años setenta y setenta, Huenún comentó a los estudiantes cómo de niño recorría las orillas del río en el sector de Franke, donde desde muy pequeño le tocó atender la cantina que sus padres mantenían. Curiosamente, allí fue donde lo encontró la literatura: conociendo las historias entretejidas de franckinos, obreros y uno que otro delincuente que se paseaba por el local. Así fue que comenzó a hacer trueque de libros por unos tragos con antiguo auxiliar del colegio San Meto, donde luego sería becado como alumno durante su enseñanza media.

Hoy radicado en Santiago, donde ejerce la docencia universitaria, Huenún comentó que está visitando regularmente Osorno para acompañar a su madre. 

Según manifestó también el director del Liceo Rahue, Francisco Paredes.

Sobre las voces que critican el cada vez menor interés de los jóvenes por la lectura, Jaime Huenún aventuró que “hay algo que tiene que ver con una educación todavía fragmentada y en muchos casos autoritaria que hace que los jóvenes se aparten un poco de la lectura de poesía, de literatura, de cuento, de novela. Se considera todo eso como algo ya un poquito “de modé”, un tanto aburridor, en comparación a las ventajas lúdicas que, tal vez, tiene la tecnología”.

Sin embargo, el poeta osornino asegura que “haciendo clases, me he dado cuenta de que sí hay interés por leer. Solamente que ese interés por leer no ha sido desarrollado ni conducido. Esa conducción y ese desarrollo tiene que ver también con cómo detectamos en esos niños o señoritas cuáles son sus intereses. Qué les interesa leer. El profesor hoy no se preocupa de eso. Instala una parrilla canónica de libros”.