Clientes deben costear los $660 mil millones en cambios de medidores “inteligentes” de luz eléctrica

Sobre el particular, Estefan Larenas, presidente la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (Odecu), señaló que si bien “siempre uno tiene que pagar algo por un servicio, el punto central aquí es que arbitrariamente se hace esto porque en Chile nosotros, como organización o comunidad, no participamos en las decisiones que corresponden a los servicios básicos”.

“Los consumidores -añadió- se van a encontrar con la enorme sorpresa de que vamos a tener que pagar nosotros un arriendo a perpetuidad simplemente porque se va a reemplazar el que ya tenemos”.

“Todo esto se está transfiriendo al bolsillo del consumidor y ese va a ser uno de los grandes temas que va a aparecer ahora en los nuevos procesos de fijación tarifaria”, enfatizó.

Sin embargo, el director ejecutivo de la Asociación de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo, aseguró que “no hay ningún cobro explícito por el medidor, sino que simplemente pasa a ser parte de los costos generales de la empresa y clarificados por el Estado”.

“El medidor pasa a ser parte de la infraestructura general de la empresa, como son los postes, los cables, las líneas, etcétera, lo que significa una inversión muy cuantiosa que -y esto es muy importante- no va a implicar un ‘arriendo perpetuo””, explicó.