Nueve alertas rojas y 113 focos de incendios se mantienen activos entre Ñuble y Aysén

93

Las condiciones de calor, sequía, baja humedad y fuertes vientos, continúan siendo caldo de cultivo para que las llamas se propaguen en el sur de Chile. La Corporación Nacional Forestal (Conaf), informó que entre la región de Ñuble y la región de Aysén, hay nueve alertas rojas en curso, mientras que los focos activos de fuego ascienden a 113.

La región de La Araucanía es la más afectada en términos de territorio dañado, con cerca de 15.499 hectáreas en lo que va del período 2018-2019. Sin embargo, el principal daño lo están causando las llamas en Cochrane, Región de Aysén.

En la comuna de Colonia Sur, en Cochrane, personal de bomberos, Conaf y el Ejército combaten intensamente las llamas de un incendio que ya consumió más de 9 mil hectáreas de bosque nativo. De momento, la Conaf mantiene las alertas en Pinto, Quellón, Ránquil, Traiguén, Futaleufú, Ancud y Cautín, además de Cochrane.

«Los pronósticos del tiempo indican que a partir de esta semana es muy probable que los incendios forestales se vengan a la zona central, que se trasladen hacia el norte, desde la V región, y tomando la Metropolitana, VI, VII, VIII y La Araucanía», señaló el ministro de Agricultura Antonio Walker.

En esa línea, el ministro agregó que «nuestro pronóstico de incendios este año fue alto. Pronosticamos 70 mil hectáreas quemadas porque se juntaban las altas temperaturas, baja humedad relativa, alta velocidad del viento y mucho combustible. Ya vamos en 39 mil hectáreas».