Arribo de los plásticos prepago: el futuro que plantea la nueva norma para los operadores de tarjetas

19 de Marzo de 2013/SANTIAGO A partir del próximo mes de abril, comenzará la implementación de chips en las tarjetas bancarias. Se trata de una medida de seguridad para evitar la clonación de dichos plásticos. Las nuevas tarjetas incluirá un chip, además de la típica banda magnetica, la cual no tendrá ningún coste adicional para los clientes. FOTO: HANS SCOTT/AGENCIAUNO

El Banco Central anunció otro paso que marca un hito en los medios de pago: perfeccionar la norma que rige a los operadores de tarjetas y disminuir así las barreras de entrada para nuevos actores.

La regulación se puso en consulta en agosto pasado, y recién esta semana se estipuló formalmente en el rubro. La modificación viene a flexibilizar, en parte, los requisitos asociados a las marcas internacionales de tarjetas y favorecer su relación con operadores establecidos en Chile.

Además, se establece una nueva modalidad de funcionamiento para los operadores: un ambiente interconectado donde puedan relacionarse entre sí. Con eso, dice el BC, ingresarán nuevas marcas de plásticos al mercado nacional, además de generarse nuevos modelos de negocios entre operadores, estableciendo nuevas alternativas a las ya existentes.

La nueva reglamentación es algo especialmente provechoso para los usuarios. Desde ya propiciará en el futuro cercano el masivo arribo de las tarjetas de prepago. El cambio permite la entrada de actores no bancarios con medios de pago basados en prepago. La tarjeta BIP es el ejemplo emblemático, que queda legalmente autorizada, si así se quisiera, para operar en otros contextos que no sean solo pagar el transporte.

Según los expertos, el futuro permitirá la llegada de dos tipos de tarjetas prepago: las banderizadas -aquellas al alero de Visa o Mastercard- y las de desarrollo propio. La medida favorece la integración financiera, puesto que al plástico prepago podrán acceder aquellas personas que no cumplen con los requisitos de la banca para optar a las cuentas con débito y crédito.

Así, plataformas como Netflix o Amazon ya no serían lujo de aquellos que posean línea de crédito. Habrán mercados que anteriormente no estaban cubiertos por estos medios de pago, y que ahora sí lo podrán estar.